Sistema Nervioso Ganglionar: ¡Qué Gran Característica!

Written by flavio   // December 11, 2011   // 0 Comments

En la naturaleza se encuentra una gran variedad de seres vivos que desde años remotos fueron clasificados dentro de cinco reinos: mónera, protista, fungi, vegetal, animal. En este último cabe resaltar que se encuentran aquellos seres cosmopolitas que bien sea invertebrados o vertebrados tienen movimiento propio, sistemas organizados, una buena variedad en tamaño, forma y una gran distribución por todo el planeta, razón por la cual muchos de ellos han sido clasificados y agrupados según sus características físicas, morfológicas y anatómicas.

Dentro del reino animal, uno de los grupos más conocidos por los niños, niñas, jóvenes y demás personas, son los invertebrados, como muchos de ustedes conocen, este grupo de pequeños seres son característicos por no tener columna vertebral ni esqueleto interno y se encuentra representado, a manera de ejemplo por los equinodermos (estrellas de mar), poríferos (esponjas), anélidos (lombriz de tierra), artrópodos (arañas), celenterados (medusa) entre otros. Todos estos pequeños y para muchos hermosos seres de la naturaleza tienen una adaptación al medio que les permite subsistir.

Una de estas adaptaciones es por ejemplo la de los anélidos, específicamente las lombrices de tierra cuando hablamos de su sistema nervioso, pues este es muy diferente al de los seres humanos e incluso algunos otros invertebrados, ya que este toma el nombre de sistema nervioso ganglionar.

Sistema Nervioso Ganglionar: ¡Qué Gran Característica!

Sistema Nervioso Ganglionar: ¡Qué Gran Característica!

Se entiende por este sistema nervioso ganglionar que es un término que se refiere a un conjunto de células neuronales cuyos cuerpos se unen para formar un ganglio, una estructura algo engrosada. Claro está, que este sistema nervioso no es sólo propio de las lombrices de tierra sino también de algunos seres vivos que tienen sus cuerpos segmentados y alargados como los moluscos y los artrópodos.

Indiscutiblemente, es fascinante descubrir como unos seres tan diminutos ante nuestros ojos, están tan bien organizados fisiológicamente y por ende llevan a cabo las funciones necesarias que les demanda su condición de vida.


Similar posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *