La Inevitable Expansión Del Comercio Internacional

Written by flavio   // December 1, 2011   // 0 Comments

Desde tiempos remotos los distintos pueblos y regiones siempre han mantenido relaciones comerciales de una u otra manera; el objetivo no es otro que abrir nuevos mercados y poder de esta forma aumentar las ventas y, por lo tanto, el beneficio económico. Unos países compran a otros lo que no pueden producir o lo que les resulta más económico comprar que fabricar.

Durante el siglo XX, la espectacular expansión de los medios de transporte ha hecho que muchas barrares hayan caído definitivamente para el comercio internacional. Lo que antes suponía un gran obstáculo ahora ha desaparecido y los costes de distribución ya no son insalvables ni suponen un encarecimiento del producto.

El valor estratégico del comercio internacional es tan importante que se ha convertido en el centro del debate político internacional en incontables ocasiones. Así, mientras unos países se especializan en vender productos elaborados, otros se tienen que conformar con la venta de materias primas y otros son los que se encargan de la financiación de este mercado internacional.

Por este motivo no es de extrañar que hayan surgido diferentes teorías y estrategias sobre cómo controlar este tipo de mercado mediante control de precios, aranceles o impuestos especiales a la exportación. El juego político tiene que navegar entre dos aguas: por un lado, permitir a sus emprendedores que importen productos de otros países y, por el otro, proteger a sus empresarios para que esos nuevos mercados internacionales no arruinen su producción nacional.

La Inevitable Expansión Del Comercio Internacional

La Inevitable Expansión Del Comercio Internacional

Así, frente a los que propugnan la libertad absoluta para el comercio internacional, sin aranceles y sin ningún tipo de límites, podemos encontrarnos con organizaciones que lo que buscan es preservar la producción autóctona y para ello proponen que el comercio internacional tenga una serie de barreras que sean infranqueables.

Lo cierto es que gracias a este comercio internacional hoy en día podemos disfrutar de productos que hace unos años nos parecían muy exóticos, pero también es verdad que el coste secundario (ambiental o cultural) que se tiene que pagar es excesivamente elevado.

 


Similar posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *