Los Muebles del Jardín y mi Sobrino

Written by Prado   // April 26, 2012   // 0 Comments

Recientemente mi sobrino de nueve años me tomó de la mano y me arrastró hasta el jardín de la casa. Primero me llevó hasta una mesa de hierro carcomida por la oxidación. Luego trajo él mismo una silla de aluminio en perfecto estado a pesar de sus muchos años y la colocó junto a la anterior. ¿Por qué, tío?, fue su única demanda.

Confieso que la pregunta me tomó por sorpresa y que no pude salir de ella aludiendo simplemente a los distintos materiales de cada mueble. El chicho quería saber por qué aquel material tan liviano y frío se mantenía intacto bajo las mismas condiciones de intemperie. De inmediato me dejó sin habla, pero le prometí una respuesta lo antes posible.

Primero –comencé a explicarle al día siguiente- todos los metales reaccionan con el oxígeno del aíre, se combinan con él. Unos más, otros menos, pero todos lo hacen, y la oxidación es el resultado de dicha interacción. Es la mejor forma que tienen los metales de regresarse a su estado original.

Hay muchas formas de luchar contra la oxidación –le dije-, pero la elección del material es fundamental. Entre todos los metales y aleaciones conocidas, el aluminio es el más resistente a la oxidación. Por ello es el metal más empleado en el mundo después del acero.

Entonces le solté la gran respuesta: Pero lo más interesante del aluminio es que no se oxida del todo porque ya se oxidó un poco anteriormente. El asunto es que como resultado de la corrosión inicial del aluminio se crea una fina capa de alúmina que protege al resto de la pieza con su impermeabilidad, evitando que el oxígeno siga su camino destructor hacia abajo.

Los Muebles del Jardín y mi Sobrino

Los Muebles del Jardín y mi Sobrino

Espero que el chico no olvide la explicación y que le sirva desde mucho antes que a mí, pues yo la aprendí apenas unas horas  antes que él.

.


Similar posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *